Durante su visita a las instituciones de la Facilidad Médica Correccional Ponce 500, Ponce 1000 y Ponce Máxima, el experto concluyó que los daños son menores. Sin embargo, señaló que el plan ejecutado por el DCR fue el correcto.

Advertisement

Esta inspección se dio como una medida de seguridad adicional a las inspecciones que ya realizaron ingenieros estructurales de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y otros privados, informó el secretario del DCR, Eduardo Rivera Juanatey.

“Desde antes del primer movimiento fuerte el 7 de enero, activamos ingenieros estructurales de la UPR. Luego realizamos segundas inspecciones y queríamos tener una tercera. Por ello, aceptamos la ayuda que el ingeniero Miyamoto ofreció”, resaltó el funcionario.

Advertisement

Rivera Juanatey agregó que las conclusiones de los tres ingenieros, incluida la de Miyamoto, coinciden en que la estructura de los edificios se encuentra estable y no representa peligro de derrumbe, ello porque los daños visibles son de tipo arquitectónico, producto de desprendimiento de empañetado mayormente.

“Las instalaciones están comportándose muy bien. Vimos algunas áreas con daños asociados con un ‘yellow tag’ (área de acceso limitado), pero se está implantando un plan de movimiento (dentro de las mismas instituciones).

Advertisement

Los ingenieros ya estuvieron aquí. Los daños son ligeros. Aquí se ha realizado un buen trabajo”, concluyó el ingeniero estructural.