Gané la lotería dos veces y obtuve $ 5.4 millones, pero lo perdí TODO y ahora vivo en un parque de trailers rodantes

Una mujer de Nueva Jersey, llamada Evelyn Adams, ganó la lotería dos veces en 1985, pero terminó perdiendo toda su fortuna con el paso del tiempo por malos manejos y por problemas con el juego.

En 1985, Adams, ganó su primer premio de lotería de $3.9 millones de dólares y solo cuatro meses después se llevó otro premio mayor de $1.4 millones, para hacer un total de $5.3 millones de dólares.

Las probabilidades de ganar el primer premio mayor eran de una entre 3.2 millones y las probabilidades del segundo eran de una entre 5.2 millones, por lo que el logro de la mujer fue una verdadera hazaña.

Sin embargo, Adams terminó perdiendo todo su dinero y ahora vive en una casa rodante debido a que hizo varias decisiones financieras equivocadas, además de que tenía una terrible adicción al juego.

El dinero del premio de Adams se le dio en pagos anuales de $218 mil dólares hasta completar los $5.3 millones. La mujer no comenzó mal, pues lo primero que hizo con dicho dinero fue pagar algunas deudas y establecer un fondo universitario para su hija.

Pero, por otro lado, Adams también se compró un automóvil y compró regalos para sus seres queridos, además de que comenzó a gastar hasta $100 dólares a la semana en boletos de lotería.

Después de ganar los dos premios mayores, Adams dijo que no podía ir a ningún lado sin ser reconocida y que no tenía privacidad.

Adams tomó la decisión usar parte de su dinero para comprar la tienda de conveniencia en la que trabajaba antes de ganar el premio, aunque luego tuvo que venderla.

También perdió parte de sus ganancias en la lotería al hacer préstamos que nunca le regresaron.

Así transcurrieron los años y finalmente, para 2012, Adams había gastado todo su dinero en las máquinas tragamonedas en los casinos de Atlantic City, las cuales visitaba con frecuencia.

Después de esto, de acuerdo con el portal Unilad, la mujer dijo: “Ganar la lotería no siempre es lo que parece. Gané el sueño americano, pero también lo perdí. Fue una caída muy dura. Se llama tocar fondo. Todos querían mi dinero. Todos tenían su mano extendida. Nunca aprendí a decir una simple palabra en el idioma: ‘no’”.

Adams también comentó que desearía tener la oportunidad de hacerlo todo de nuevo, ya que ahora sería mucho más inteligente a la hora de manejar su dinero.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: