Los $1,500 millones del Powerball provocan envidia en los cinco estados sin loterías

WEST POINT, Georgia- Loretta Williams vive en Alabama, pero condujo hasta Georgia para comprar un billete de lotería y tener la oportunidad de ganar el bote de 1,500 millones de dólares del Powerball.

Fue una de las muchas personas que compraron billetes en Alabama y que cruzaron las fronteras del estado el jueves. El tercer premio de lotería más grande de la historia de EE. UU. tiene a gente de todo el país clamando por una oportunidad de ganar. Pero en algunos de los cinco estados que no tienen lotería, los espectadores envidiosos están cruzando las fronteras estatales o enviando el dinero de los billetes a través de ellas a amigos y familiares, con la esperanza de participar en la acción.

«Creo que es ridículo tener que conducir para conseguir un billete de lotería», dijo Williams, de 67 años.

Cinco estados Utah, Nevada, Hawaii, Alaska y Alabama no tienen lotería. Una mezcla de razones los ha mantenido alejados, incluyendo las objeciones de los conservadores, la preocupación por el impacto en las familias de bajos ingresos o el deseo de no competir con las operaciones de juego existentes.

«Estoy seguro de que los habitantes de Florida, Tennessee, Mississippi y Georgia aprecian todas nuestras contribuciones a sus carreteras, puentes, sistema educativo y muchas otras cosas en las que gastan ese dinero», dijo el legislador demócrata Chris England, de Tuscaloosa, Alabama.

Varias veces por semana, England escucha a sus electores preguntar cuándo aprobará Alabama una lotería: «Sobre todo cuando la gente mira la televisión y ve que son 1,500 millones de dólares».

En 1999, Alabama rechazó un referéndum sobre la lotería por una mezcla de oposición de las iglesias y los intereses del juego de fuera del estado. Desde entonces, las propuestas de lotería se han estancado en su legislatura, y el tema se ha entremezclado con el debate sobre el juego electrónico.

En Georgia, una valla publicitaria a lo largo de la carretera interestatal 85 invita a los automovilistas a detenerse en una gasolinera que se anuncia como la «TIENDA DE LOTERÍA Nº 1», a 3 kilómetros de la frontera entre Alabama y Georgia. Las etiquetas de los autos de Alabama superaban a veces a las de Georgia en el estacionamiento y la cola para comprar billetes se extendía por toda la tienda.

Del mismo modo, cualquier persona de Utah que quiera un billete de lotería debe conducir hasta Idaho o Wyoming, los dos estados más cercanos al área metropolitana de Salt Lake City, donde reside la mayor parte de la población. Las loterías están prohibidas desde hace tiempo en Utah en medio de una fuerte oposición al juego por parte de los líderes de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida ampliamente como la iglesia mormona. La fe tiene su sede en Salt Lake City y la mayoría de los legisladores y más de la mitad de los residentes del estado pertenecen a esta religión.

En Malad, Idaho, a 13 millas de la línea de Utah, KJ’s Kwik Stop está aprovechando la ausencia de Powerball en Utah, anunciándose directamente a los residentes de Utah para que crucen por boletos. «El hecho de que Utah no participe en la lotería no significa que tú no puedas hacerlo», se leía recientemente en su página web.

KJ’s vendió cientos de boletos de Powerball a residentes de Utah solo el jueves, dijo Cassie Rupp, una cajera de Kwik Stop.

En Alaska, cuando los precios del petróleo se desplomaron en los últimos años, las propuestas legislativas para generar ingresos a través de los juegos de lotería, incluyendo posiblemente el Powerball, fracasaron. Un informe de 2015 sugirió que los ingresos anuales de una lotería estatal podrían ser de alrededor de 8 millones de dólares, pero advirtió que una lotería de este tipo podría afectar negativamente a las actividades de juego de caridad, como las rifas.

El presentador del podcast de Anchorage, Keith Gibbons, estuvo en Nueva York a principios de esta semana, pero se olvidó de comprar un boleto de Powerball, aunque no sabía el tamaño del premio. Su respuesta cuando le dijeron que podía ser de 1,500 millones de dólares: «Necesito un boleto».

Cree que, aunque Alaska es extremadamente diversa -los alumnos del Distrito Escolar de Anchorage hablan más de 100 idiomas, además del inglés en sus hogares-, ofrecer el Powerball sería atractivo para todos.

«Aquí hay un poco de todo el mundo, y por eso, cuando traes cosas así, no solo habla de nuestra cultura, sino de todas las culturas, porque todo el mundo quiere dinero, todo el mundo quiere ganar, todo el mundo quiere formar parte de la escena», dijo Gibbons.

No todos están de acuerdo.

Bob Endsley no es fan del Powerball. Dice que los habitantes de Alaska no deberían tener la oportunidad de comprar boletos. «Es un despilfarro de dinero», dijo Endsley, que también encontró fallos en los impuestos que hay que pagar por las ganancias y en el aumento de los botes.

Bruce Gideos, gerente en Pierre’s Place, en Chesterfield, N.H., imprime billetes de Powerball el jueves 3 de noviembre de 2022.Kristopher Radder/The Brattleboro Reformer vía AP

Tomando un descanso de quitar la nieve de su acera, el hombre de Anchorage dijo que una vez ganó 10,000 dólares en una lotería canadiense. Pero fue hace tanto tiempo, dijo, que no recuerda qué hizo con la ganancia inesperada, aparte de «pagar impuestos».

Hawaii se une a Utah como los dos estados que prohíben toda forma de juego. Periódicamente, se presentan en la Legislatura medidas para establecer una lotería estatal hawaiana o permitir los casinos, pero habitualmente fracasan en el comité.

Los opositores afirman que la legalización del juego perjudicaría de forma desproporcionada a las comunidades de bajos ingresos de Hawái y fomentaría la adicción al juego. Algunos argumentan que la ausencia de casinos permite a Hawái mantener su estatus de destino familiar. Sin embargo, el juego es muy popular entre los residentes de Hawaii, siendo Las Vegas uno de sus principales destinos vacacionales.

Con una gorra de la Universidad de Alabama, John Jones, de Montgomery (Alabama), compró un boleto de Powerball el jueves en Georgia. Votó a favor de la lotería de Alabama en 1999 y dijo que espera que los legisladores de allí lo intenten de nuevo. Jones, un pintor jubilado, dijo que normalmente no compra un billete de lotería, pero decidió arriesgarse.

Dijo que muchos alabameños parecen hacer lo mismo en la tienda de Georgia. «Incluso he conocido a algunos amigos aquí», dijo Jones, de 67 años.

Los sorteos del Powerball se realizan los lunes, miércoles y sábados.

AP

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: