488800214956019

Madre e hija podrían pasar 16 años en la cárcel por manipular un concurso de Reina de Graduación

La Policía de Florida arrestó sorpresivamente hace unos meses a Laura Caroll, de 50 años, una vicedirectora de una escuela primaria, y a su hija, Emily Grover, de 17 años, una tenista y estudiante sobresaliente.

Luego de ocho meses del arresto, la madre e hija son acusadas de piratería informática, y podrían enfrentar hasta 16 años en la cárcel, una pena más alta que la que reciben atacantes de ‘ransomware’ de alto nivel y ladrones de datos corporativas.

Sin embargo, ambas son acusadas por un delito poco común. Según las autoridades, Caroll y Grover manipularon el sistema informático de una escuela para amañar las elecciones de reina de baile de graduación a favor de la menor.

Los investigadores aseguran que, para ganar la corona, Grover obtuvo los números de las identificaciones de los estudiantes junto a las fechas de sus nacimientos a través de un sistema informático del distrito.

Tras obtener la información, la mujer la utilizó para emitir 246 votos falsos para la adolescente ganar la corona. Los votos fueron registrados, desde el móvil de Caroll.

Sin embargo, ambas han negado, en múltiples ocasiones, los hechos.

Además, han rechazado un acuerdo para no ir a prisión. Por ello, se verá, en enero, un juicio sobre el caso.

“No nos declararemos culpable de algo que no hicimos. Si se cometió algún delito, el castigo no encaja. Para nosotros lo más importante es limpiar nuestro nombre, y dejar que la verdadera historia se revele”, expresó la madre de la menor.

La profesora Caroline Gray, quien estaba a cargo de la votación, fue la primera en detectar algo sospechoso en la votación, cuando en la mañana del 30 de octubre día en que Grover fue coronada se percató que la aplicación, por donde se habían transmitido los votos, había detectado votos “falsos”.

Luego de darse cuenta de lo sucedido, la profesora se comunicó con cuatro estudiantes para confirmar si habían votado a las 4:00 a.m. y los jóvenes afirmaron que ni tan siquiera habían votado.

Así que Gray informó de los datos sospechosos al entonces director Malcolm Thomas, que tomó la decisión de permitir que Grover recibiera el premio de todos modos, según los documentos judiciales.

Además, alrededor de las 11:50 a.m., la profesora también recibió un mensaje de texto no solicitado de Grover diciendo que había escuchado que «alguien estaba haciendo trampa o ‘hackeando’ el sistema temprano en la mañana”, según los investigadores.

El jefe de investigación del distrito, Gary Marsh, comenzó rápidamente a investigar y descubrió que 372 registros de estudiantes habían sido vistos, a través de la cuenta de Carroll, en los últimos 14 meses, 339 de los cuales eran de Tate High School, según los documentos judiciales.

La madre se había conectado para obtener los «nombres y fechas de nacimiento de las personas utilizadas para votar», informó Marsh.

error: Content is protected !!