488800214956019

Cohetes que pretendían atacar al aeropuerto de Kabul caen en viviendas

Los cohetes no frenaron el tráfico constante de aviones militares estadounidenses de transporte C-17

KABUL — Cohetes que al parecer pretendían atacar al aeropuerto internacional de Kabul cayeron hoy en un vecindario cercano, la víspera de que las tropas estadounidenses completaran su retirada de la guerra más larga de Estados Unidos después de que el Talibán conquistara Afganistán. En un primer momento no estaba claro si alguien había resultado herido.

Los cohetes no frenaron el tráfico constante de aviones militares estadounidenses de transporte C-17, que aterrizaban y despegaban del aeropuerto internacional Hamid Karzai en la capital afgana. Ningún grupo reclamó en un primer momento la autoría del ataque. El grupo extremista Estado Islámico realizó la semana pasada un devastador ataque suicida en una de las puertas del aeropuerto, que mató al menos a 169 afganos y 13 militares estadounidenses.

En el aeropuerto se han registrado sucesivas escenas de caos en las dos semanas transcurridas desde la rápida ofensiva en la que el Talibán tomó el control del país, casi 20 años después de la invasión inicial estadounidense desencadenada por los ataques del 11 de septiembre de 2001. Pero desde el ataque suicida, los talibanes han restringido su perímetro de seguridad en torno al aeródromo y tienen combatientes desplegados hasta la última cerca que los separa de la pista de aterrizaje.

En el vecindario de Chahr-e-Shaheed no tardó en formarse una multitud en torno a los restos de un sedán de cuatro puertas empleado por los agresores, y que parecía tener seis tubos de lanzacohetes donde debería estar el asiento trasero. El grupo EI y otros milicianos suelen colocar esos tubos en vehículos para transportarlos sin ser detectados y acercarse a un objetivo.

“Estaba dentro de la casa con mis hijos y otros parientes cuando de pronto hubo varias explosiones”, dijo Jaiuddin Khan, que vive cerca. “Saltamos al complejo de la casa y nos tumbamos en el suelo”.

Los cohetes cayeron al otro lado de la ciudad, en el vecindario de Salim Karwan, y golpearon bloques de apartamentos residenciales. Ese vecindario está a 3 kilómetros (1.86 millas) del aeropuerto. En un primer momento no había reportes de heridos.

En Washington, la Casa Blanca indicó en un comunicado que se había informado al presidente, Joe Biden, del “ataque con cohete en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai” de Kabul.

“El presidente fue informado de que las operaciones continúan sin interrupción en (el aeropuerto) y ha reconfirmado su orden de que los comandantes redoblen sus esfuerzos para priorizar hacer lo que sea necesario para proteger a nuestras fuerzas sobre el terreno”, indicó el comunicado.

El Ejército estadounidense no respondió a peticiones de comentarios. Tras el incendio de los cohetes, los aviones siguieron aterrizando y circulando por el lado militar del aeropuerto. En un momento dado el lunes por la mañana, salían aviones cada 20 minutos.

Hoy se veía humo de varios fuegos junto al perímetro del aeropuerto. No estaba claro qué ardía, aunque las fuerzas de Estados Unidos suelen destruir material y equipo que no van a llevarse durante la evacuación.

El aeropuerto ha sido una de las pocas formas de que ciudadanos afganos y extranjeros huyan del Talibán. Sin embargo, los miembros de la coalición internacional han puesto fin a sus evacuaciones en los últimos días y dejado al Ejército estadounidense prácticamente solo en la base, con algunas fuerzas aliadas afganas que prestan seguridad.

El Departamento de Estado de Estados Unidos publicó un comunicado el domingo firmado por unos 100 países, así como la OTAN y la Unión Europea, sobre que había recibido “garantías” del Talibán de que las personas con documentación para viajar aún podrá salir del país.

Los talibanes han dicho que permitirán los viajes con normalidad después de que Estados Unidos complete su evacuación el martes y ellos tomen el control del aeropuerto. Sin embargo, sigue sin estar claro cómo se gestionará el aeropuerto y qué aerolíneas comerciales empezarán a volar allí dadas las preocupaciones de seguridad.

Aunque el Talibán ha cumplido su promesa de no atacar a fuerzas occidentales durante las evacuaciones hasta el martes, la rama local del grupo EI sigue siendo una amenaza. El grupo, conocido como Provincia Khorasan por el nombre histórico de la región, se vio reforzado cuando el Talibán liberó prisioneros en todo el país en su ofensiva, incluidos combatientes de EI.

Un dron estadounidense voló el domingo un vehículo con “varios agresores suicidas” de la filial afgana de Estado Islámico antes de que pudieran atacar la evacuación militar que se está desarrollando en el aeropuerto internacional de Kabul, según autoridades estadounidenses. En el ataque murieron tres niños, según un funcionario afgano.

El capitán de la Marina Bill Urban, portavoz del Comando Central del Ejército estadounidense, admitió los reportes de bajas civiles.

“Lamentaríamos profundamente cualquier posible pérdida de vidas inocentes”, indicó en un comunicado.

Estados Unidos realizó otro ataque de dron en otra parte del país, que según dijo mató a dos miembros de EI.

Estados Unidos tiene previsto completar su retirada el martes. Para entonces, Washington espera haber completado una enorme operación aérea de dos semanas para sacar del país a más de 114,000 afganos y extranjeros y retirar a sus últimas tropas, lo que pondrá fin a la guerra más larga de Estados Unidos con el Talibán de nuevo en el poder.

Sin embargo, los afganos siguen temiendo que el Talibán reinstaure el opresivo régimen por el que era conocido antes. Se han producido reportes esporádicos de asesinatos y otros abusos en su ofensiva sobre todo el país.

AP

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: