488800214956019

Sin presupuesto el Departamento de Educación para establecer protocolo de reducción de estudiantes por salón en escuelas públicas

Mientras, Federación de Maestros considera reducción más necesaria que nunca

El Capitolio- Durante una vista pública de la Comisión de Educación, Turismo y Cultura que preside la senadora, Ada García Montes, sobre el Proyecto del Senado 44, que busca establecer un número máximo de estudiantes por salón en las escuelas públicas, el Departamento de Educación (DE) no avaló la medida porque representaría un impacto presupuestario indeterminado para las arcas de la agencia.

“Como maestra que fui del DE reconozco que para nosotros los docentes poder tener una matrícula más reducida resulta necesario y apropiado para mejorar los resultados de la educación que impartimos y hacerla más efectiva…Nuestro país vive un momento histórico sin precedente, estamos de frente a un inicio escolar que vaticina grandes retos curriculares y de infraestructura”, destacó la senadora García al inicio de la vista sobre la medida de la autoría de la senadora del PIP, María De Lourdes Santiago.

En su turno como deponente, Felix Pérez de la División de Querellas del DE en representación del secretario interino, Eliezer Ramos Parés, expresó que “la presente medida, tal y como está redactada, presenta serios desafíos y los impactos adversos que esta tendría para el Departamento, y por ende, para su ejecución. Primeramente, la implementación de una medida como esta, representaría un impacto presupuestario indeterminado para las arcas del Departamento”.

Igualmente, sostuvo que el presupuesto de cada escuela se realiza, entre otros aspectos, cónsono con la cantidad de estudiantes por salón. “El trastocar este elemento, imponiendo un máximo de estudiantes por salón, implicaría que el Departamento tenga que habilitar más salones, y por ende, emplear un presupuesto mayor en cada plantel. La medida no contempla una asignación presupuestaria para poder cumplir con su ejecución, en caso de convertirse en ley” añadió Pérez.

El PS 44 establecería un máximo de estudiantes por salón desglosado de Pre-Kindergarten a Tercero 12 estudiantes por salón; de Cuarto a Sexto 13 estudiantes; de Séptimo a Noveno 14 estudiantes y de Décimo a Duodécimo 15 estudiantes.

La Presidenta de la Comisión preguntó al DE cuál es la cantidad de estudiantes por salón idónea para la agencia. Wendy Colón, ayudante especial del Secretario del DE indicó que se está aplicando la carta circular de la Organización Escolar de mayo de este año. “Utilizando la fórmula de alrededor de 16 estudiantes o menos para el pre-kinder; 25 estudiantes o menos de kinder a tercero; 30 estudiantes o menos de cuarto a duodécimo y 25 estudiantes en las escuelas especializadas de kinder a duodécimo”, detalló Colón.

Por su parte, la senadora Santiago cuestionó a los funcionarios sobre la cantidad de estudiantes por salón y aclaró que el “promedio de estudiantes no son 11, son grupos de 20, 25 y 30 estudiantes por salón. Además, la legisladora sostuvo que esta es una medida que no solo se puede ver desde el punto de vista presupuestario.

Colón reconoció que “hay más estudiantes de lo requerido por el DE en un salón, la escuela hace la petición a la región educativa y posteriormente, a recursos humanos (en el caso que tenga que dividirse el grupo)”. Igualmente, resaltó que hay una cantidad limitada de maestros certificados y parte del proceso de nombramientos está lento y no llegan candidatos con las cualificaciones necesarias.

Por otro lado, la presidenta de la Federación Maestros, Mercedes Martínez, avaló la medida y explicó que “la reducción de estudiantes por salón se hace actualmente más necesaria que nunca, si queremos hacerle justicia a nuestros estudiantes que han visto interrumpido su proceso educativo por desastres naturales, la pandemia y un gobierno que no pudo garantizarle al estudiantado los equipos tecnológicos, ni acceso gratuito a internet de marzo a diciembre 2020. El permitir en tiempos de pandemia que haya hasta 28 estudiantes en un salón, de primer grado a tercer grado y hasta 30 estudiantes de cuarto grado a cuarto año, es sumamente peligroso”.

Por su parte, Roberto Rivera director de Asuntos Legislativos de la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP) expresó que reconoce los méritos de la medida pero el impacto fiscal que pudiera tener es indeterminado. “Al reducir estudiantes en los salones de clases, provocaría un alza en el número de maestros, salones, servicios educativos y en el caso de aquellos que pertenecen al Programa de Educación Especial el aumento podría ser aún más ya que requieren servicios especializados y adicionales”, señaló a la Comisión.

En la misma línea, Jean Peña, special advisor en representación de la Autoridad de Asesoría Financiera y Agencia Fisca (AAFAF) indicó que la medida tiene un fin loable pero “siempre que se hace una consulta que tenga un impacto presupuestario nosotros lo evaluamos”. Mencionó que necesitarían del DE identificar la necesidad presupuestaria para que la AAFAF pueda evaluarlo.

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: