488800214956019

La Policía anuncia el esclarecimiento de los asesinatos de Sandra Bones Roque y Yampi Méndez Arocho

GUAYAMA – El comisionado de la Policía Antonio López Figueroa y la Fiscal General Melissa Vázquez ofrecieron esta tarde una conferencia de prensa en la que anunciaron el esclarecimiento de los asesinatos de la joven madre Sandra Bones Roque, ocurrido frente a sus hijos en la madrugada del lunes en el Ramal-54 cerca de la entrada a la urbanización La Pradera y el de Yampi Méndez Arocho, ocurrido el 5 de marzo del 2020, en un complejo deportivo en el sector Limón en el barrio Cuchillas de Moca.

Por el asesinato de Sandra fue arrestado en la madrugada de hoy en el Aeropuerto Internacional Luis Muñoz Marín, el joven Kevin Anthony Soto Vázquez, de 18 años, nieto del fallecido exsenador Antonio «Chuchin» Soto Díaz.

El joven fue detenido «en la puerta del avión» cuando intentaba huir del país hacia Boston, según dijo López Figueroa durante la conferencia.

Las autoridades buscan que se le radiquen cargos por asesinato, violación a la Ley de Armas, maltrato de menores y destrucción de evidencia.

Según pudieron reconstruir durante la investigación, tras dos meses de relación, el joven estaba celoso y llamó a Sandra para reunirse. Ella lo fue a buscar en su Toyota Yaris color rojo modelo del 2014 al estacionamiento de un restaurante de comida rápida en Arroyo, donde ella vivía, y discutieron fuertemente.

La joven decidió llevarlo de regreso hacia Guayama donde vive la madre de Soto. Al llegar al Ramal-54. sobre la servidumbre de paso de la casa siguió la discusión en el vehículo. El joven se bajó, le disparó al auto y le exigió a la joven madre que se bajara. Cuando ella lo hizo, le gatilló de nuevo y la mató en el acto.

La Policía investiga si al huir, Soto Vázquez lanzó la pistola en un matorral, donde fue ocupada el lunes, o si se le cayó al querer escapar.

Tras el arresto, Soto Vázquez supuestamente admitió a los agentes y la fiscal que investigan el caso ser el autor del crimen.

Sandra, de 22 años, fue asesinada frente a sus hijos cerca de la entrada a la urbanización La Pradera. El niño de 3 años y la niña de 1 año fueron hallados durmiendo por los vecinos y la Policía cuando llegaron a la escena del crimen.
“Queremos exhortar a toda mujer que sufra el maltrato o impulsividad que denuncie a su pareja a las autoridades”, pidió el comisionado.
Sobre el vínculo que mantenía la pareja, la fiscal dijo: “Era una relación tóxica”.
En tanto, las autoridades están trabajando en la posibilidad de que se le radiquen cargos a la madre de Soto Vázquez por encubrimiento. “En todo momento ocultó a su hijo a quien se lo estaba buscando desde el mismo día de los hechos”, explicó el comisionado quien aseguró que la madre del joven -cuya identidad no fue divulgada- mantuvo escondido a Soto Vázquez e hizo gestiones para sacarlo del país.

Según versiones policiales, la joven que ya había sido víctima en dos ocasiones de casos de violencia doméstica con su expareja y padre de sus hijos que se encuentra preso en la cárcel de Las Cucharas tras revocársele una probatoria. Sandra conoció a Kevin Soto Vázquez, y supuestamente comenzó a vivir un nuevo patrón de violencia de género.

Mientras se celebraba la conferencia de prensa, el juez Juan León González, acusó a Soto Vázquez de asesinato en primer grado e infracciones a la Ley de Armas. El magistrado le señaló una fianza de $2.5 millones, la que no prestó y será sumariado en una cárcel. La vista preliminar quedó pautada para el 19 de julio.

La fiscal Alba Bermúdez y el agente Carlos León Vázquez, de la División de Homicidios del CIC de Guayama, tienen a su cargo la investigación. Se anticipa la radicación de cargos esta tarde, tras el esclarecimiento en poco más de 48 horas de haber ocurrido el asesinato

Sandra es la séptima mujer asesinada este año en un caso de violencia de género.

De otra parte, por el asesinato de Yampi fueron acusados como adultos Nelvin Nieves, de 18 años y Leonardo Soto Butler, de 16 años. Ambos eran menores al ocurrir los hechos. Fueron llevados ante el juez Juan Guzmán Escobar, en el Tribunal de Aguadilla, quien les señaló una fianza ascendente a $190 mil.

El aparente móvil fueron rencillas personales entre los sospechosos y la víctima, quien fue emboscado y tiroteado. Los presuntos autores lanzaron amenazas contra testigos potenciales. Los fiscales Belinda Brignoni y Carlos Alonso levantaron el expediente contra los sospechosos, al culminar esta semana la investigación realizada por el agente Harry Muñiz, bajo la dirección del teniente Orlando Camacho, de la División de Homicidios del CIC Aguadilla.

 

error: Copy right Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: