Esteban de Jesús otro boxeador estrella que fue condenado a cadena perpetua por asesinato

La historia de otro gran boxeador en PR que tomó un rumbo drástico

De Jesús debutó como boxeador profesional en 1969, pero sus enormes facultades primero lo hicieron brillar en la “Isla del encanto” y luego lo trasladaron a los mejores escenarios deportivos de Estados Unidos hasta convertirlo en campeón mundial de peso ligero del Consejo Mundial de Boxeo.

A lo largo de su trayectoria, Esteban de Jesús enfrentó a los mejores peleadores de su categoría hasta hilvanar un récord de 57 victorias y 5 derrotas, con 32 victorias por nocaut. Entre los rivales de mayor renombre en su tiempo figuran Ray Lampkin, Alfono Fraizer, Antonio Cervantes, Saoul Mamby, Guts Ishimatzu y Roberto “Manos de Piedra” Durán. Este último personaje estuvo ligado al boxeador de piel de ébano hasta su muerte ocurrida en 1989.

Precisamente después de enfrentar al “Manos de Piedra”, cuando la carrera de Esteban de Jesús se catapultó y con ella la fama tocó a su puerta acompañada del vicio de las drogas.

La terrible adicción en la que cayó de Jesús propiciaron tres tragedias en su vida, la primera tuvo lugar el primero de diciembre de 1980, cuando completamente drogado le disparó a un joven conductor de 18 años edad, este hecho le significó recibir una cadena perpetúa.

La segunda tragedia fue la muerte de su madre, quien al enterarse de lo que había hecho su hijo tan bien murió, pero de un ataque al corazón.

Y por último, el peor de los escenarios fue que estando preso, de Jesús descubrió que era víctima de SIDA como consecuencia al uso de las jeringas infectadas que utilizaba para suministrarse heroína en las venas.

En 1989, a Esteban de Jesús se le concedió pasar sus últimos días en una clínica donde atendían a enfermos de SIDA, hasta ahí fue a visitarlo Roberto “Manos de Piedra” Durán, su eterno rival en el ring y su amigo hasta la muerte, misma que ocurrió dos meses del encuentro entre ambos boxeadores.

Para esa época el estigma hacia los enfermos de SIDA era evidente en todos los sectores de la sociedad y quizá es por ello la foto de la visita que realizó Durán a la cama donde yacía de Jesús, pero sobre todo el momento en que se funde en un abrazo, sirvió para concientizar a la humanidad de que debía cerrar filas para enfrentar a una enfermedad que todavía la tiene contra las cuerdas.

Deja una respuesta

error: Copy right Content is protected !!