Confirman que el médico de Miami Beach que murió a las dos semanas de ponerse la vacuna fue por causas naturales

Su mujer aseguró que el hombre gozaba de una “muy buena salud”
Un médico de Miami Beach que murió dos semanas después de ponerse la vacuna Pfizer contra el coronavirus murió de una forma que ha sido categorizada como natural.

Según datos obtenidos por un funcionario de la oficina del médico forense, el Dr. Gregory Michael murió de una afección que puede causar hemorragia interna y no hay certeza médica de que la inyección haya causado el trastorno.

La muerte de Michael en enero fue investigada por el Departamento de Salud de Florida y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades federales.

Se enviaron muestras de una autopsia a los CDC. El equipo de investigación concluyó que el hombre de 56 años murió por complicaciones de la trombocitopenia inmune, también conocida como PTI.

Este caso provocó una gran conmoción, especialmente porque su mujer aseguró que el doctor gozaba de una “muy buena salud”. El facultativo, que tenía una práctica privada en obstetricia y ginecología en el Centro Médico Mount Sinai, recibió la vacuna el 18 de diciembre.

Su esposa dijo que tres días después de recibir la inyección, Michael notó graves roturas de vasos sanguíneos en sus pies y manos, lo que lo llevó a ir a la sala de emergencias. Allí le diagnosticaron trombocitopenia inmunitaria, que evita que la sangre se coagule. Tras dos semanas de tratamiento, el médico tuvo una conmoción cerebrovascular hemorrágica provocada por la falta de plaquetas lo que hizo que en pocos minutos el hombre perdiera la vida.

Ahora se ha sabido que ese episodio nada tenía que ver con el hecho de haberse puesto la vacuna.

error: Copy right Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: