Pierluisi anticipa cambios menores a orden ejecutiva sobre el COVID-19

A pocos días de que se anuncie una nueva orden ejecutiva para combatir los contagios por el COVID-19, el gobernador Pedro Pierluisi anticipó hoy que no habrá mayores en la nueva reglamentación que comenzará a regir a partir del próximo 14 de marzo.

Sin adelantarme, porque estoy recibiendo asesoramiento, antes de anunciar la nueva Orden ejecutiva, va a estar buscando evitar aglomeraciones.

No estoy listo para estar permitir aglomeraciones de gran escala dijo el ejecutivo.

Las restricciones en la ocupación de los establecimientos comerciales va a continuar en vigor.

Puede ser que haya algún cambio pero va a continuar en vigor”, dijo el gobernador durante una rueda de prensa hoy en La Fortaleza.

“Voy a estar velando que los lugares cerrados no estén llenos de personas. Tenemos que guardar distanciamiento físico, utilizar mascarillas.

Esto está para quedarse por buen tiempo”, añadió.

Comentó que este jueves anunciará los detalles de la nueva Orden Ejecutiva que entrará en vigor a partir de la semana que viene.

El actual decreto vence el próximo sábado 13 de marzo. Indicó que, en medio de la vacunación contra el COVID-19, las restricciones podrían continuar hasta tanto se alcance la inmunidad colectiva contra el virus, la cual, según expertos de salud, debe sobrepasar el 70% de personas inoculadas.

“Sigo pensando que va [vamos a alcanzar la inmunidad] a finales de verano. Pero de aquí a allá vamos a tener que tener restricciones como las que han visto.

Puede ser que yo continúe flexibilizando un poco, pero con mucho cuidado y siempre dispuesto a revertir a la primera que yo vea que nuestro sistema hospitalario está comprometido”, mencionó.

Por su parte, Pierluisi catalogó como “lamentables” los múltiples incidentes de aglomeración de personas en San Juan y áreas turísticas que se han registrado esta semana y aseguró que el Departamento de Salud y la Policía continuarán realizando operativos para ejecutar la orden ejecutiva.

Sin embargo, admitió que ambas agencias no pueden estar “en todas partes”.

“El gobierno no tiene recursos ilimitados. Ni la Policía ni el Departamento de Salud pueden estar en todas partes todo el tiempo.

Pero sí vamos a seguir llevando a cabo esos operativos cuando lo tengamos que hacer y multando a quien tengamos que multar, cerrando los negocios que tengamos que cerrar si incumplen con esta orden que la intención es proteger la salud de nuestro pueblo”, dijo.

Mientras que el gobernador no quiso anticipar si implementará restricciones adicionales contra los restaurantes luego de que un informe del sistema Municipal de Investigación de Casos y de Rastreo de Contactos apuntara a un alza en los contagios de COVID-19 en restaurantes.

“No voy a adelantar mis criterios ya que tengo que esperar al jueves…Pero no reacciono a una información en particular, sin que lo tomen como que estoy dudando del reportaje.

Las decisiones se toman a base de múltiples factores y para mí el más importante es cómo está nuestro sistema de hospitales si está comprometido o no.

De igual manera, miro el nivel de contagios. Si llegamos a un nivel rojo, pues ahí obligaría a un encierro. Esto es un balance”, comentó el gobernador.

“Hasta ahora, vamos bien. Si miramos lo que está pasando, Puerto Rico está bien encaminado, pero le pido al pueblo en general que no canten victoria, que no bajen la guardia, pero no esperen mayores cambios”, agregó.

error: Copy right Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: