Esta semana llegarán a Nueva York primeros suministros de vacunas de Johnson y Johnson contra el COVID-19

Los hispanos han sido los que menos se han vacunado en la Gran Manzana de acuerdo con estadísticas estatales
Mientras que las autoridades de Salud de Nueva York siguen adicionando grupos elegibles para ser vacunados contra el COVID-19, en medio de altas dosis de quejas en la Gran Manzana sobre el bajo suministro de los fármacos y el manejo de los centros de vacunación que están a cargo del Estado, este martes el gobernador Andrew Cuomo anunció que esta misma semana se recibirán más de 160,000 inoculaciones del nuevo fármaco desarrollado por Johnson & Johnson.

Esta confirmación significa que las dosis adicionales que requieren una sola inyección, complementarán el suministro esperado de Pfizer y Moderna para la última semana de marzo en el estado de Nueva York, alcanzando aproximadamente 878,080 dosis.

“Con el Grupo de Trabajo sobre Vacunas del Estado de Nueva York recomendando unánimemente la vacuna Johnson & Johnson, estamos a un paso más hacia la erradicación de la pandemia en todos los rincones de nuestro estado”, dijo el Gobernador.

El mandatario neoyorquino quien defendió el nuevo rumbo que está tomando el plan de inmunización nacional, asegurando que el Gobierno federal incrementará aún más los suministros de los tres fármacos aprobados hasta ahora en el país.

“Esta guerra no se gana hasta que todos los neoyorquinos hayan sido vacunados. Yo insto a todos los que califiquen que hagan una cita y se vacunen cuando les llegue el turno. Este es el plan de inmunización más ambicioso de toda nuestra historia“.

Los que menos se han vacunado

En los datos que revelan las autoridades de Salud de Nueva York al mostrar los grupos étnicos que se han vacunado hasta ahora, salta a la vista la bajísima cantidad de dosis que ha llegado a los brazos de comunidades hispanas.

Con base a cifras de registros oficiales, el 58.9% de los vacunados en la ciudad de Nueva York han sido blancos, 16.6% afroamericanos y 2.5% asiáticos.

Un 3.0% de los inmunizados entran la categoría de “otras étnias” en el momento del registro de vacunación. En este reducido grupo se considera que se ubican los que se autodenominan como hispanos o latinos.

En otras localidades del estado de Nueva York el porcentaje es drásticamente más bajo, especialmente en Long Island y Albany.

Esta información demográfica excluye a las personas que se negaron a informar su etnia o raza,  o los registros donde los datos no están disponibles.

Inconformidad en la Gran Manzana

En paralelo, el alcalde Bill de Blasio anunció la apertura de un nuevo centro de vacunación en Co-op City en El Bronx que abrirá este mismo jueves y subrayó que hasta la fecha más de dos millones de residentes de la Gran Manzana ha recibido al menos una de las dosis.

“Solo tres empresas distribuyendo los fármacos no es la manera de vencer este virus”, dijo el Alcalde quien ha venido insistiendo el uso de la Ley de Producción de Defensa para traer más empresas es un paso importante para obtener el suministro de vacunas que “realmente se necesita”.

La meta de la Ciudad es que en junio, por lo menos cinco millones de neoyorquinos hayan sido inoculados.

Sin embargo, el mandatario municipal sigue reiterando que ese objetivo enfrenta obstáculos. De acuerdo con “sus números” en los grandes centros de inmunización instalados por la Gobernación como el de ‘Javits Center’, el 42% de los inyectados hasta ahora viven fuera de la ciudad de Nueva York.

También puntualizó que en el sitio del hipódromo ‘Aqueduct Racetrack’ en Queens, el porcentaje de beneficiados con la estrategia de vacunación, que viven fuera de los cinco condados, alcanza el 75%.

¿Una cuestión tecnológica?

Este martes, los jubilados puertorriqueños Pedro Valdez de 73 años y Enrique Muñiz de 72 años, residentes del Condado de la Salsa se encontraban al frente de la puerta 4 del ‘mega centro’ de vacunación del Yankee Stadium, luego de haber sido inmunizados.

“Hay un buen servicio. Si aplicas y tienes ayuda para hacer la cita por la computadora el proceso es ágil aquí. Yo lo hice en pocas horas, porque mis hijos me ayudaron”, dijo Valdez.

Por su parte, Muñiz reiteró que el único “claro” inconveniente alrededor de este centro de vacunación es que los adultos mayores que viven solos, les indican que tienen que apartar una fecha por internet.

“Eso que te manden para tu casa para bregar con una cita online es lo mismo a que te envíen ‘pa´tras’ sin la opción de vacunarte”, narró el isleño quien aseguró que el proceso fluye rápido para los residentes de El Bronx que aplican, siempre que tengan ayuda familiar para navegar con el proceso virtual de citas.

Hay otras visiones. La salvadoreña Luisa Cáceres, de 45 años, quien aplica para vacunarse por trabajar en un restaurante resume que simplemente “se vacuna primero quien tiene más habilidades para apartar una fecha por internet”.

La inmigrante señala que “sabe de personas” de Nueva Jersey y Long Island, que se han vacunado sin problemas en centros de la Gran Manzana.

““Yo que aplico y vivo prácticamente en la esquina, se me ha hecho todo muy complicado. El tema es que hay personas que se mudaron recientemente o tienen familiares y tienen forma de probar una dirección aquí en la ciudad”, replicó Luisa.

Más elegibles, más dudas

Mientras más residentes de la Gran Manzana son sumados en las últimas semanas a los grupos elegibles de la fase 1B para las dosis contra el COVID-19, miles siguen esperando entre dudas el ansiado “cupo” para lograr el objetivo de inmunizarse.

Luego de semanas de haber sido incorporados los taxistas, los trabajadores de restaurantes y hoteles, pero también quienes padecen algunos cuadros clínicos crónicos, este lunes la Administración Cuomo adicionó a la lista a los neoyorquinos que trabajan en organizaciones sin fines de lucro que distribuyen alimentos en bancos de comida y despensas.

Sultana Ocasio, directora de Asuntos Comunitarios de ‘Bank Food NYC‘, una de las organizaciones más grandes de donación de alimentos para las comunidades vulnerables de la Gran Manzana, calificó este hecho como un acto de justicia.

“Desde hace un año, que empezó la pandemia, nuestros equipos no han descansado un solo día para garantizar alimentos al creciente número de personas que requieren de apoyo nutricional. Nuestro trabajo ha sido el doble, aunque todavía estamos esperando detalles de quiénes son realmente elegibles dentro de nuestras organizaciones. Sin duda, es una buena noticia”, argumentó Ocasio.

La inseguridad alimentaria trepó en el pico de la pandemia de 1.2 millones de neoyorquinos a 2.2 millones, según estimaciones de la Ciudad, eso ha implicado que el número de voluntarios a estas organizaciones también se haya duplicado, incluyendo quienes llevan productos a ancianos que viven solos.

Por ello surgen dudas, como en la mayoría de los otros grupos elegibles.

Greg Silverman, director ejecutivo de ‘West Side Campaign Against Hunger’ exhortó ante medios locales a las autoridades a explicar en detalle quiénes califican o no en estas organizaciones.

“Necesitamos entender cómo funciona todo ¿Existe algún límite en el número de horas si eres voluntario?”, se preguntó.

Así va la vacuna en NY:

10 millones de neoyorquinos del grupo 1A y 1B son elegibles para recibir los fármacos contra el COVID-19.
15.2% de los residentes del estado de Nueva York han recibido al menos una dosis de esta vacuna.
114,730 primeras y segundas dosis se inyectaron en las últimas 24 horas.
2,024,601 inmunizaciones se habían administrado en la Gran Manzana hasta este martes, eso significa que el 23% de la población ha recibido alguna dosis, menos de una cuarta parte del total de la población.
eidiariony
error: Copy right Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: