La mujer que iba a casarse con Jamal Khashoggi pidió castigar al príncipe saudita Mohammed bin Salman

El periodista había ido a la sede diplomática donde fue asesinado en Estambul por un trámite de la inminente boda con Hatice Cengiz. Ella advirtió que si no se toman medidas contra el líder del país árabe “se enviará la señal de que puede matar con total impunidad”

Foto-Hatice Cengiz, prometida del periodista asesinado Jamal Khashoggi, durante un testimonio ante un subcomité de la Cámara de Representantes de EEUU (REUTERS/Kevin Lamarque/AFP)

La prometida turca del periodista saudita Jamal Khashoggi, asesinado en el consulado de su país en Estambul en octubre de 2018, llamó este lunes a sancionar a Mohammed bin Salman, acusado por un informe estadounidense de haber validado el asesinato.

“Es imperativo que el príncipe heredero, que ordenó el brutal asesinato de una persona inocente, sea castigado sin demora”, dijo Hatice Cengiz en un comunicado.

El viernes, Estados Unidos publicó un informe de inteligencia en el que acusó por primera vez al príncipe heredero saudita de haber “aprobado” una operación tendiente a “capturar o matar” al periodista crítico con el reino.
Pero Estados Unidos no llegó a aplicar sanciones contra el líder de facto de 35 años, conocido por sus iniciales MBS.

Cengiz dijo que “tras este informe, ya no hay legitimidad política para el Príncipe Heredero”.

Pero dijo que el informe de Estados Unidos no iba lo suficientemente lejos.
“Saludo la publicación del informe estadounidense. La verdad, que ya era conocida, fue reafirmada y ahora es definitiva”, declaró Cengiz.
“Sin embargo, esto no es suficiente”, advirtió, “porque la verdad solo tiene sentido si sirve para el cumplimiento de la justicia”.

“Si el príncipe heredero no es castigado, se enviará una señal para siempre de que el principal culpable puede matar con total impunidad” estimó.
Khashoggi era crítico con el reino y se afincó en Estados Unidos tras caer en desgracia con el príncipe heredero.

Según las autoridades turcas, fue asesinado el 2 de octubre de 2018 en la sede diplomática de Arabia Saudita en Estambul por un comando de 15 sauditas que primero lo estrangularon y luego desmembraron su cuerpo. Sus restos nunca fueron encontrados.

El gobierno saudí, que inicialmente dijo que no tenía información sobre Khashoggi, dice que acepta la responsabilidad del asesinato, pero lo considera una operación no autorizada que no involucró al príncipe.

En un comunicado el viernes por la noche, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Arabia Saudita dijo que “rechaza completamente” el informe desclasificado de Estados Unidos.

AFP

error: Copy right Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: