Demócratas se preparan para acelerar los cheques de $1,400 tras superar el bloqueo en el Senado

Los legisladores demócratas del Senado quieren que el paquete de ayuda de $1,9 billones de Joe Biden llegue a los estadounidenses

Los demócratas del Senado se están preparando para impulsar rápidamente el paquete de ayuda por el COVID-19 anunciado por el presidente, Joe Biden, de 1.9 billones de dólares, con o sin el acuerdo de los republicanos.

Dicho proyecto incluye, entre otras medidas, fondos para la distribución de las vacunas, un cheque de $1,400 dólares y un incremento del salario mínimo federal de $15 dólares la hora.

El líder de la mayoría en el Senado, el demócrata Chuck Schumer, advirtió a los senadores que estuvieran preparados para votar tan pronto como la próxima semana un proyecto de ley presupuestario que sentaría las bases para una rápida aprobación del plan de ayuda de Biden.

“El trabajo debe avanzar, preferiblemente con nuestros colegas republicanos, pero (se hará) sin ellos si es necesario“, dijo Schumer luego de una reunión privada de senadores demócratas.

“El tiempo es esencial para abordar esta crisis. Estamos considerando todas las opciones sobre la mesa”, agregó.<

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, aceptó este lunes buscar un acuerdo con los demócratas para establecer reglas de organización en el Congreso que permitan desbloquear el trabajo legislativo. La decisión llegó luego de cinco días de bloqueo por parte del Partido Republicano que pusieron en riesgo las primeras medidas de Biden.

Asimismo, el senador independiente por Vermont Bernie Sanders, quien preside la Comisión de Presupuesto, dijo que el martes que presentará una ley para aumentar de manera gradual el salario mínimo federal a $15 dólares por hora de aquí a cinco años.

El aumento del salario es una prioridad demócrata desde hace tiempo, que busca duplicar el salario actual de $7.25 dólares por hora establecido la última vez que el partido estuvo en control del Congreso, durante la Administración de Barack Obama. Sus defensores afirman que dicho aumento sacaría de la pobreza a millones de trabajadores a tiempo completo.

“En el país más rico de la historia del mundo, si trabajas 40 horas a la semana, no deberías vivir en la pobreza“, dijo Sander. “El salario mínimo debe ser un salario digno, que permita a la gente vivir con dignidad. Es inaceptable que el Congreso no haya aprobado un aumento del salario mínimo desde 2007, hace 14 años”, agregó.

“Si los republicanos no están dispuestos a subir a bordo, está bien. No vamos a esperar. Vamos a avanzar pronto y de forma agresiva”, advirtió.

Este anuncio ocurre mientras la Casa Blanca sigue reuniéndose en privado con legisladores republicanos y demócratas con la esperanza de alcanzar un acuerdo bipartidista. El grupo formado por más de 50 congresistas de ambos partidos llamado ‘Problem Solvers Caucus’ (Caucus de solucionadores de problemas), realizó una “reunión productiva y una conversación constructiva”, según un comunicado del demócrata Josh Gottheimer y republicano Tom Reed, que copresiden el grupo.

Senadores de ambos partidos dijeron antes que quieren que los cheques directos de $1,400 dólares se destinen a quienes más lo necesitan. También quieren un recuento de los fondos que quedan de los paquetes de ayuda aprobados anteriormente (en abril y diciembre de 2020).

Biden firmó una orden ejecutiva la semana pasada en la que pide al Departamento de Trabajo que elabore recomendaciones para proporcionar el salario mínimo de 15 dólares a los trabajadores federales. Los líderes del Partido Republicano criticaron la medida, asegurando que acabará con puestos de trabajo, y afirmaron que sería devastadora para las familias trabajadoras.

La legislación para aumentar el salario mínimo se enfrenta a la oposición de los republicanos y será difícil de ser aprobada en el Senado, que está dividido en partes iguales, ya que necesitaría el apoyo de los 50 demócratas y 10 republicanos para superar un “filibusterismo”, (filibuster, en inglés). Se trata de un mecanismo del Congreso que establece que gran parte de las principales normas deban aprobarse con una mayoría de al menos 60 senadores, lo que permite al partido minoritario bloquearlas.

Según datos de la Oficina de Presupuesto del Congreso de 2019, el aumento del salario mínimo federal, aumentaría en 2025 los ingresos de 17 millones de trabajadores que de otro modo ganarían menos, aumentaría posiblemente los salarios de unos 10 millones más, y elevaría a unos 1.3 millones de personas por encima del umbral de la pobreza. Pero, según el análisis, otros 1.3 millones de trabajadores se quedarían sin empleo.

Con información de AP, NBC News y The Washington Post.

 

error: Copy right Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: